Fragmentos/ La Vida de Edward Lear

15:54

Hoy os traigo un breve cuento para reflexionar sobre las apariencias y sobre esas personas que a pesar de que parecen siempre alegres, es posible que necesiten también ayuda por parte de los demás.
Quien más feliz hace a los demás, es posiblemente quien también necesita que le regalen cariño.


“Érase una vez un hombre triste que fue a ver al médico para que le curase de su melancolía. EL médico lo reconoció a fondo y le dijo : “No he podido encontrarle nada mal, pero voy a darle un consejo. Hay un circo en la ciudad; vaya esta noche. Verá un payaso que es tan divertido que no podrá parar de reírse en una semana”.

-Doctor, -dijo el paciente triste-, ese payaso soy yo. “


También te gustará

0 comentarios